Crónica Marítima

Noticias del sector pesquero y del mundo del mar.

 

Crónica Marítima

Crónica Marítima

Informe María Luisa Carral: un naufragio tapado por el silencio

Publicada:

Noticia redactada por Gabriel Cernadas Martínez

Compartir este artículo en:


El caladero del Gran Sol se ha tragado en las últimas décadas decenas de pesqueros gallegos, muchos de ellos desgraciadamente cargado con un elevado número de víctimas. El más trágico, o tal vez el más misterioso fue el del pesquero MARÍA LUISA CARRAL en el año 1986.

En este posible naufragio lo que más puede impactar al lector puede ser el número de víctimas, que desgraciadamente fueron 15(tal vez por culpa de unas manos irresponsables)pero de tras de ese número se encuentra la mano de la irresponsabilidad y del entrañable misterio en este caso.

El caos comenzaba dos mareas antes del accidente, el accidentado pesquero se ve obligado a irse a reparar provisionalmente a un puerto de Irlanda, un susto en alta mar hacen temer por su vida a los 15 marineros que componían la tripulación, pues el barco escoró quedando el barco, en esta postura por un largo periodo de tiempo mientras estaban a pescar, los marineros ya creían que perderían la vida en ese duro momento, como el patrón del buque que le había dicho a su mujer Elvira Pérez Añon, que nunca había tenido tanto miedo durante los años que había estado dedicándose a la pesca.

Una vez llegados al puerto de A Coruña el buque fue reparado en un varadero. Tras quince días el barco volvió a salir del puerto herculino poniendo su proa al Gran Sol, sin saber que trágicamente y tristemente nuestros hombres de hierro jamás volverían a su hogar, era el 24 de mayo de ese mismo año,1986. El buque de la misma armadora el SIERRA DE ANCARES el día 26 contacta con nuestro barco protagonista, del cual el patrón comunica que era casi seguro lograr la licencia de pesca en las aguas de la comunidad para comenzar a pescar el día 1 de junio, por lo que le comunicará a la concesión para poder faenar en esas aguas.

Desde aquel día ya no se volvió a tener noticia del MARÍA LUISA CARRAL, su hermano SIERRA DE ANCARES intentara comunicarse numerosas veces con el pesquero, pero fue en vano. Este hecho fue comunicado al armador, a partir de aquí la mano de la irresponsabilidad y del misterio se asoma. El armador no notifica la posible desaparición del pesquero hasta pasar los 17 días del suceso, se notificó el 12 de junio. Tras saber la posible desaparición del buque, comienza la búsqueda por parte de las autoridades Irlandesas. Lo único que se pudo encontrar fue una balsa salvavidas sin los alimentos previstos para estos casos el 17 de junio, con el cuerpo de una persona en Galway. Las hipótesis sobre lo que pudo haber pasado en el hundimiento del pesquero es que: todos o parte de la tripulación llegaron a ponerse a salvo en la lancha neumática, pero al no encontrarse con ningún otro barco que les pudiese rescatar, ni tampoco tuvieron la posibilidad de llegar a tierra, quedando así la balsa a la deriva en un gran temporal sin ninguna posibilidad de sobrevivir un par de días en ella.

Mientras tanto el armador no dio voz de alarma hasta pasar dos semanas y tres días porque creía que el buque no había contestado a las llamadas para que ningún barco de pesca descubriera un buen banco de peces que este supuestamente podía haber encontrado. Gente que solo le importa el dinero y no la seguridad de los propios marineros. Las familias ya desesperadas presionaban al armador para que diera de una vez la voz de alarma, pero él contestaba:"Estén caladiños e tranquilos que non pasa nada"
Ahora solo quedaba tristemente localizar los cuerpos de los marineros del buque tras haber caído todas las esperanzas de recuperar a algún marinero con vida. El propio armador había dicho bien claro que no tenía ninguna obligación de interesarse por el asunto, que todas las gestiones que hiciera las haría por razones morales...

Un mes más tarde aparecieron dos cuerpos en unos arenales de Rosbeg que se localizaban al norte de Irlanda aunque el cadáver de Manuel Graña apareció el día 18 de julio, aunque el armador ya sabía del suceso, según dijeron los familiares, e estes no se lo notificarían hasta el día 22,por la presión de las familias que se habían enterado por los periódicos. Se localizaron tres cuerpos, dos de ellos eran de los marineros del arrastrero, MARÍA LUISA CARRAL. En agosto se sabría que uno de los cadáveres podrían pertenecer a un tripulante del mismo. Y esto gracias a una pregunta hecha por el diputado Jose María Romay Beccaria al gobierno.

El cuerpo era de Graña Castiñeiras, fue identificado gracias al reloj que llevaba, pues un relojero de Malpica había reconocido el reloj que llevaba el marinero por un gravado que normalmente hacía después de ser reparados, era a finales del año 1986.

Otro laberinto sería el de llevar los cuerpos hasta Galicia, la familia ya desesperada viajó hasta Dublín, descubriendo que la embajada no estaba tomando ni el más mínimo interés por el tema. Los familiares se trasladaron a Letterkenny y allí les ayudaron una monja, un profesor de historia, un sargento de policía y un diputado, ofreciéndoles también hospedaje,un trato dispensado por la Embajada Española. Después hubo problemas económicos para llevar a cabo la repatriación. A la familia le faltaba una pequeña cantidad de dinero para poder llevar a cabo la operación, del cual la embajada española le habían denegado un aval económico. El dinero se completó por las donaciones hechas por las gentes de irlanda. Cinco días más tarde se solucionaron todos los problemas que había. El fallecido llegó a Galicia el 8 de febrero de 1987. Hoy en día el cuerpo de Manuel reposa en el cementerio municipal de Malpica.

Los otros dos cadáveres pertenecían a un marinero y a cocinero, los familiares hicieron las gestiones necesarias para qué la casa armadora y el Instituto Social de la Marina para que se encargasen de la repatriación.

Mucha de esta información fue sacada de un informe elaborado por Aetinape en 1987 sobre el naufragio.

FUENTES: Aetineape, La Voz de Galicia, El País.

FOTOS: zendalibros .com,Fragmento de la serie documental titulada "la pesca",COPE. ES .

Añade un comentario sobre este artículo

El naufragio del

El naufragio del "Virent", una larga travesía acabada en las rocas de Cabo Prioriño

Otro de los muchos vapores ingleses sumergidos en las costas gallegas en el siglo XIX fue el Virent en el año 1890. Todo comenzaba cuando se encontraba ubicado a 70 millas náuticas de distancia de Cabo Ortegal cuando violento golpe …

Leer más...

El origen del torpedero en la Marina de Guerra española

El origen del torpedero en la Marina de Guerra española

Torpedero de botalón Castor (1878), con el botalón lanza-torpedos en proa. Mahón. Fotografía: Armada Española. Torpedero era el nombre genérico, con el cual entre el periodo de tiempo comprendido desde…

Leer más...

El portaaviones que naufragó en Fisterra: El HMS Audacity

El portaaviones que naufragó en Fisterra: El HMS Audacity

Durante la guerra submarina da Costa da Morte, el portaaviones de escolta británico HMS Audacity D10 naufragaba en mar abierto frente al Cabo Fisterra, a una gran lejanía de la costa, pues su pecio descansa a unas 430 millas del Cab…

Leer más...

El palangrero Navaliño Dos, el rey de la flota de Muxía

El palangrero Navaliño Dos, el rey de la flota de Muxía

Muxía tuvo una potente flota mayoritariamente de cascos de madera trabajando como no a la modalidad del palangre de fondo en las costas norte de Galicia, yendo al caladero de O Canto, como también al de Playa Nova, en la costa de Ce…

Leer más...

Facebook

Twitter

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información