Crónica Marítima

Noticias del sector pesquero y del mundo del mar.

 

Crónica Marítima

Crónica Marítima

El hundimiento del Monelos: la historia traumática de un naufragio

Publicada:

Noticia redactada por Gabriel Cernadas Martínez

Compartir este artículo en:

La prensa de la época se teñía de luto el miércoles 26 de enero de 1966. Un nuevo desastre en el mar se anunciaba con tinta en unas frías hojas de papel blanco por la comunidad gallega, había que volver a llorar. Sepultados quedaron en el mar 14 marineros tras el naufragio del mercante "Monelos" de la naviera "Lucentum" a 150 millas náuticas al este de Baleares, entre las islas y Cerdeña, y dos hombres medio muertos yacían en un bote salvavidas tras cuatros días a la deriva en el mediterráneo, Pedro Ezquerdo Beneyto de Villajoyosa, y Juan Toba Toba de Esteiro, Muros. Los rescató el mercante francés "Mejean "que recogió a ambos marineros con un estado lamentable, de hecho el muradano tenía un pie completamente congelado, y llevó a ambos supervivientes al puerto de Marsella. Barcos de distintas nacionalidades y numerosos aviones rastreaban aquella terrible mañana del día 26 de enero las aguas del mediterráneo, cuatro días después del hundimiento.

Testimonios de supervivientes

Una vez llegados al puerto de Marsella, con el superviviente Ezequiel con dolores de estómago a causa de la gran cantidad de agua salada que tragó, y con el muradano Juan, con un pie congelado y con una herida en la pierna, contaron que algunos de sus compañeros sufrieron ataques de locura mientras estaban en los botes. En el bote inicialmente embarcaron ocho hombres, que se trataban del capitán, el segundo de abordo, un oficial de máquinas, un grumete, dos marineros, y los dos supervivientes. Así le contaban a la prensa que algunos compañeros que iban en el bote sufrieron ataques de locura y congestiones.

El capitán, según ellos, murió por un ataque cardíaco tras estar tres días sin beber, al igual que el primer maquinista, y uno de nuestros dos protagonistas de este naufragio contó que tuvo que lanzar al mar a su cuñado tras haber muerto de frío. De los 6 marineros que fallecieron en el bote, cuatro murieron por congelación y otros dos por un ataque al corazón. Más tarde, el buque francés Mejean II los encontró a 100 millas al este de Menorca, con el bote hundido en tres cuartas partes, y con ambos marineros, que presentaban gran debilidad al estar cuatro días sin comer ni beber, decían que solo había en el bote media botella de coñac.


Navegaron con vela y únicamente un remo.

En el momento de naufragio había cuatro hombres en la sala de máquinas, y otros cuatro durmiendo, que con lo cual estos nueve marineros en total perecieron al instante. Fue tan rápido el hundimiento que no diera tiempo a enviar un mensaje de socorro. Las causas del naufragio fue el temporal que había sorprendido a la dotación del buque, que lo hizo escorar tras correr la carga de madera y reproducirle así una vía de agua. Hoy en día su casco descansa en las coordenadas 39º22N-6º16E.Más tarde de contar este terrible relato, llegaron los dos a Barcelona el día 28,con la prensa, la casa consignataria, esperándoles, y con algunos familiares.

Dicho mercante había salido de Yugoslavia, más concretamente del puerto de Rijeka, cargado de madera, y debía tocar los puertos de Palma de Mallorca, Barcelona y Sevilla, aunque este barco solía hacer rutas por el norte de Europa. El buque apenas tenía casi 10 años de vida, tenía casco de hierro, y se desplazaba a 1894 toneladas, peso muerto de 1230 toneladas, el buque se construyera en 1955,y acabara su construcción en 1956 en Astano para la compañía Coruñesa de Pesca y Navegación con el nombre de Marilin hasta 1961 que cambió su nombre por Monelos. Sus medidas eran de,69 metros de eslora y 11 de manga, con una velocidad de 12 nudos.

FALLECIDOS EN EL ACCIDENTE:

Capitán don Tomás Meana Canal; primer oficial don Santiago Vendrell Morell; marinero: Manuel Moral Perea, Antonio Aguilar Manzorro, José Antonio Guerra Jáuregui;primer maquinista, José Luis Vázquez Arias(natural de Ferrol), segundo maquinista, Jaime Lorca Sellés, tercer maquinista, Manuel Guerra Corral, calderero,Manuel Arias Tenreiro(natural de Ferrol, tío del primer maquinista), Engrasador,Juan Alter Vidal, segundo engrasador Antonio Jesús Castro; cocinero, Orlando Loureiro Carballeira, camarero,Salvador Toba Vilela (natural de Muxía), y marmitón, Tomás Rodríguez Romero.

Foto diario EL PROGRESO

Añade un comentario sobre este artículo

Eva, una leyenda de la Inquisición rescatada del olvido en Muxía

Eva, una leyenda de la Inquisición rescatada del olvido en Muxía

  Decenas por no decir cientos de leyendas se esconden en Galicia esperando a que se rescaten de su muerte segura, por desgracia la mayoría de estas leyendas se acaban perdiendo, posiblemente para siempre. Intentando rescatar y rec…

Leer más...

La desaparición del granelero

La desaparición del granelero "Kronos" en aguas de Fisterra

KRONOS- En la costa gallega tenemos un gran puñado de barcos que desaparecieron sin dejar rastro en nuestro amplio rincón atlántico. Una de estas desapariciones fue, hace apenas 33 años, la desaparición del g…

Leer más...

El misterio del crucero alemán de Prior

El misterio del crucero alemán de Prior

Hace unos días hablábamos de los numerosos naufragios recogidos en la prensa extranjera del siglo XIX, de gran ayuda para incrementar en gran medida la lista de sucesos en nuestra costa. Otra fuente de información la dan los …

Leer más...

Las navegaciones de antaño y los oficios del mar en el Finisterre

Las navegaciones de antaño y los oficios del mar en el Finisterre

Rafael Lema y Gabriel Cernadas Hemos hablado no pocas veces del cabotaje y la navegación histórica de los puertos de la Costa da Morte, de la importancia de las rutas de comercio marino en las vidas de nuestros antepasados, en …

Leer más...

Facebook

Twitter

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información