jueves, mayo 30, 2024
InicioHistoria navalNuestra Señora de África, Laxe. Robado por los franceses y las guerrillas

Nuestra Señora de África, Laxe. Robado por los franceses y las guerrillas

En el mes de abril de 1809 los soldados franceses de Napoleón estaban ocupando Galicia y puertos como el de Camariñas contaban con un regimiento gabacho en su castillo, que debía defenderse del ataque de las alarmas formadas en la zona para liberarse del invasor. En estas circunstancias el comercio por mar y tierra no era nada fácil y así lo contó en un protocolo notarial en Laxe el patrón del quechemarín de Muros Nuestra Señora de África, obligado a arribar a Camariñas por una fragata francesa sufriendo el asalto y robo de las tropas francesas de la villa.

Siguió con su mermada carga de vino, pasas e higos para A Coruña y Ferrol, fletada por Josef Carbonell, pero un bergantín, posible corso, acosó el barco y tuvo que refugiarse en laxe en donde el mestre acude al escribano el 27 abril de 1809.

Josef Olveira, capitán del quechemarín nombrado Nuestra Señora de África, relata el robo de los soldados franceses en Camariñas pero también la reclamación en Laxe por parte del comandante en jefe de la gente armada del partido de Corcubión Manuel Taboada y Cotón de tomar el cargamento para el auxilio de las tropas y paisanos levantados en armas; teniendo que ceder a la fuerza. Por ello el comerciante se quedó sin su carga, primero robada por el invasor y después requisada por los guerrilleros gallegos.

PROTOCOLO

Declaración del capitán del quechemarín de Muros Nuestra Señora de África en Laxe, después de que fuera obligado a arribar a Camariñas, y sufriera el asalto de las tropas francesas y posterior embargo de la carga por la gente armada del partido de Corcubión.

«En la villa de Lage a 27 días del mes de abril de 1809, ante mí…pareció presente el que dijo ser y llamarse Josef Olveira, capitán del quechemarín nombrado Nuestra Señora de África, vecino de la villa de Muros y con el Juan Antonio Olveira, Francisco Dubert, y Pablo García, individuos de la tripulación de dicho queche y dijeron: que habiendo cargado en el puerto de Muros se hicieron con vino, pasas e higos para los puertos de La Coruña y Ferrol (…) sobre la altura de la embocadura del puerto de Camariñas les dio caza una fragata que les obligó a entrar en puerto, que se hallaba dominado por la nación francesa, en donde permanecieron (…) durante ese tiempo los soldados de dicha nación tuvieron el arrojo de entrarse abordo y poniéndoles el sable al cuello determinaron disponer del cargamento como cosa propia, bebiendo y robando lo que les pareció, imponiéndoles pena a la vida a todo aquel que diese parte de ellos (…) habiendo salido de dicho puerto de Camariñas para seguir a su destino y protestar en cualesquiera de aquellos puertos, por verse acosados por un bergantín, tuvieron que refugiarse en la rada de esta villa, en donde permanecieron tanto por vientos contrarios como por tener siempre a la vista el citado bergantín (…) hasta el día de hoy, en el que el presente escribano pasó oficio a dicho capitán, con inserción de otro que le había dirigido el señor Comandante en Jefe de la gente armada del partido de Corcubión relativo a asegurar el cargamento para el auxilio de las tropas y paisanos; al cuál sin embargo hoy mismo recibió carta de unos de los fletadores de la embarcación, el señor Josef Carbonell, como se le hiciere responsable, tuvo que ceder a la fuerza, y además de ella al anochecer de ese mismo día acudió este escribano con la siguiente orden: don Manuel Taboada y Cotón (…)».

RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Captcha verification failed!
La puntuación de usuario de captcha falló. ¡por favor contáctenos!
- Advertisment -

MÁS NOTICIAS