sábado, julio 13, 2024
InicioHistoria navalLa crónica del naufragio del Antonio Ferrer en Touriñán en 1918

La crónica del naufragio del Antonio Ferrer en Touriñán en 1918

Gracias a las crónicas periodísticas conocemos el relato verídico de muchos naufragios de la Costa da Morte, incluso en tiempos de leyendas negras. Un ejemplo es el siniestro del Antonio Ferrer en Touriñán en 1918, relatado por El Ideal Gallego.

ANTONIO FERRER. 24-3-1918. Lugar: Punta dos Buxeirados, Touriñán. Tipo de buque: vapor, 1.200 tn, valenciano, con carbón; capitán Jaime Aragonés. 29 hombres arriban a Muxía en dos botes, construido en 1882 en W.B. Thomson de Dundee, de la Trasmediterránea, iba de Avilés a Barcelona con 933 tn de carbón.

» Ayer por la noche llegaron en dos expediciones los 23 náufragos del vapor de la Compañía Trasmediterránea Antonio Ferrer, naufragado el día 24 del actual en Punta Galluda, cerca del Cabo Touriñana. La primera expedición vino en dos automóviles de Corcubión, a las siete y media de la tarde, y se componía de D,. Jaime Aragonés, capitán del barco; segundo oficial, D. Enrique Soler; primer maquinista, D. Manuel Beltrán; segundo maquinista, D. Jaime Lledot, y nueve marineros.

La segunda llegó a las nueve de la noche, de Santiago. Componíase del primer oficial D. Antonio Ripoll, el contramaestre don Antonio Flores y ocho marineros. El barco que navegaba en buena marcha  el domingo último, entre diez y diez y media de la mañana, recibió inesperadamente una fuerte sacudida, a consecuencia de haber chocado contra unas peñas, comenzando a hacer agua rápidamente.

En el momento de ocurrir el siniestro, el capitán se encontraba hablando con el maquinista en el departamento de máquinas. En el puente ocupaba su puesto el primer oficial. Fue tan brusca la acometida y de tan rápidas consecuencias, que sólo dio tiempo a echar los botes al agua y salvarse la tripulación con la ropa que llevaban puesta. Si algo pudo salvar de su equipo el capitán fue debido a la previsión de un marinero.

El barco quedó completamente sumergido. Los náufragos pasaron a Mugía, donde han recibido toda clase de atenciones por parte de aquel vecindario y muy especialmente por el representante de la Compañía Trasmediterránea a que pertenecía el vapor, que se considera totalmente perdido. Con motivo del siniestro  se encuentra en la Coruña un inspector de la casa armadora, llegado desde Barcelona.(El Ideal Gallego, 28-3-1918). Nacionalidad: Española.

RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Captcha verification failed!
La puntuación de usuario de captcha falló. ¡por favor contáctenos!
- Advertisment -

MÁS NOTICIAS