sábado, julio 13, 2024
InicioHistoria navalLa arribada a Laxe del bergantín María en 1780

La arribada a Laxe del bergantín María en 1780

Los protocolos notariales informan del uso del puerto de Laxe para arribadas de mercantes en otros tiempos, como la protesta del capitán del bergantín portugués María tras arribar en esta bahía por mal tiempo, y sus quejas por tener que abonar una mordida de las corruptas autoridades locales el 9 de Agosto de 1780.

Protesta tomada al capitán del bergantín portugués María tras arribar en Laxe por mal tiempo, y sufrir la mordida de las autoridades locales para poder continuar el viaje.

«En la villa y puerto de Lage, Arzobispado de Santiago, Reyno de Galicia, a 9 días del mes de Agosto de 1780, ante mi escribano y testigos abajo escriptos, apareció presente el que dijo ser y llamarse Joseph Berísimo das Neves, de nación portuguesa y capitán del Bergantín nombrado María, y con el (…) todos los de la tripulación (…) y vecinos de la ciudad de Septúbal en el Reyno de Portugal, y dijeron (…) que hallándose en la ciudad de Lisboa, con su bergantín bien acondicionado, enjuto de quilla y costado, y equipado de todo el armamento necesario (…) cargaron a su bordo cargamento de pipas de vino y cajas de limones, todo ello producido en aquel país, y con destino al puerto de Bristol en el Reyno de Inglaterra (…) se hicieron a la vela con vientos favorables (…) con los golpes de mar les entraba agua por la popa, aumentando de día en día, de forma que le fue preciso poner a dos marineros a la bomba (…)

con estos inconvenientes y fatigas prosiguieron su navegación con vientos contrapuestos alternativamente, densas neblinas y borrascas, hasta que estando a 48 leguas al norte del cabo de Finisterre, sin poder tomar tierra de Irlanda ni de Inglaterra (…) entre la espesura de la niebla avistaron una lancha de pesca (…) les informó que estaban a tres leguas de la ría de este pueblo (…) y como se hallaban con la embarcación rendida, faltos de agua y alimentos, solicitaron al patrón de la embarcación que les condujese a este puerto (…) fondeados hallose con la novedad que,

por orden del Capitán General de este Reyno y por medio infantería del regimiento de Irlanda acompañados de cinco dragones montados del regimiento de la Reina, le entraron en la embarcación, calaron algunas pipas de proa y de popa, abrieron cajas de limones y sacaron porción de velas sacándolas a tierra (…) ordenándoles llevase la documentación a la Comandancia de Marina de la provincia de la Coruña (…) con vista de unos y otros papeles se les restituyeron las citadas velas y le concedieron permiso para seguir su viaje a su destino (…) para cuyos pasajes les fuera preciso usar de algunas gratificaciones con porción del vino que conducía a bordo (…) por lo que protesta (…)».

RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Captcha verification failed!
La puntuación de usuario de captcha falló. ¡por favor contáctenos!
- Advertisment -

MÁS NOTICIAS