viernes, diciembre 9, 2022
InicioIndustria pesqueraLa Xana, la historia de un naufragio que dejó huella en la...

La Xana, la historia de un naufragio que dejó huella en la memoria colectiva

El del «La Xana» fue uno de los naufragios que marcaron el límite del siglo XX. El arrastrero «La Xana» con base en Muros,construido en el año 1961,de armador asturiano y con casco de madera de 27 metros de eslora, y 8 tripulantes a bordo, sufrió una avería en el timón a unas cuantas millas de Cabo Touriñan y una vía de agua, la madrugada de el 6 de octubre de 1991.

El armador manda a la tripulación dirigirse al puerto más cercano, Muxía,a refugiarse para posteriormente esperar por una pieza (una bomba de achique)que solucionaría la avería que venía de Corcubión. Pero no salió el plan como debería, los golpes de mar se apoderaron del arrastrero y terminó sus días en los baixos do Moador, a los pies del Santuario de Nosa Señora Da Barca. El casco de madera fue engullido por los tombos de mar y se deshizo completamente. 

El mar arrojó el puente de grandes dimensiones de la nave,numerosos aparejos de gran tamaño,y gran cantidad de tablas de madera a los pies del templo. Cuarenta y cinco minutos después del accidente se inició el plan de Salvamento marítimo, formado por  Helimer Galicia, Pesca I, Alonso de Chaves y  Pau de Luz, así como por algunos pesqueros del lugar.La proa fue encontrada en Punta Espiñeirido,una punta que se localiza a 200 metros metros del puerto de Muxía. 

Se analizó lo que quedaba de proa y el puente para analizar si podía haber restos humanos. Pero no se localizó nada. Los dos supervivientes fueron llevados a la Casa del Mar de la localidad,uno de ellos fue llevado al centro médico de Laxe. Al día después del accidente fueron encontrados a dos millas de la Punta da Barca, los cuerpos sin vida de Manuel Antonio Ramos Fernández y Manuel Ángel Lestón Romero, ambos de Muros. Los trabajos de indentificacion fueron complejos pero se logró conseguir la identificación de los dos marineros fallecidos. Nueve días después fueron encontrados otros dos cuerpos el de  Martín Manuel Rama Lestón -el más joven de la tripulación- y Bruno Bermúdez Freire. El cuerpo del contramaestre, Manuel Santiago Lago, nunca se encontró. 

TESTIGO DEL ACCIDENTE DEL «LA XANA»

He podido contactar con un testigo directo del accidente, Eduardo Carballo, que me cuenta lo siguiente «Eu iba no puente deitado…cando me levanten solo vin como o engullia a ola de medio lado e de repente xa non se vian as luces e desapareceu …Meu pai estaba falando con outro mariñeiro. Estaban dicindo que si aquel barco non iba moito por terra.. Nós estábamos esperando a ver si seguíamos ou non. Entón meu pai empezou a intentar falar co barco, pero nada. E…, «ala vai, ala vai…» Avisou a todos do acontecido e arrancamos pa terra. Na mais chegar nós quedamos amarrando o barco, meu pai e non me acordo quen mais foron correndo para a barca. Despois o seguimos e cando estábamos chegando, xa eles tiñan a algún superviviente.. Nós quedamos a buscar máis. Só atopamos un chaleco e algún resto máis.» Inquietante anéctoda de un marinero, y testigo.

LA SEMANA NEGRA, MÁS DE UNA TREINTENA DE MARINEROS GALLEGOS FALLECIDOS.

«Os Tonechos» se saldó con 11 muertos, ningún superviviente en los bajos de Baldaio, como también hubo el naufragio del «Frank  C». Pero Muxía volvía a sufrir otro susto  apenas siete días después del accidente del «La Xana». 

«El Siempre Perales» un palangrero de Fisterra con 24 metros de eslora de casco de madera, naufragaba a tres millas de Touriñan y a nueve millas de la Punta da Barca. Sus cinco tripulantes se lanzaron al agua con una balsa salvavidas a las 7:30 de la mañana tras pedir auxilio.  Posteriormente fueron recogidos por otro pesquero de la zona»Playa de Corbeiro».

Parecer ser que el barco chocó con su proa contra un objeto desconocido. Los marineros de la zona hablaban de que pudo haber sido un objeto proveniente del «Anja» encallado en Touriñan meses atrás. El barco se dirigía a los varaderos de A Coruña,para hacer reparaciones. sus tripulantes fueran llevados a las 11:00 de la mañana a puerto fisterrán.

LA HISTORIA SE REPITE,ESTA VEZ SIN FALLECIDOS.

El gran buque pesquero  portugués «Foz de Mondego» encalló en los mismos bajos con 14 tripulantes,el 4 de abril de 1992 a las 11 de la noche, gracias a las buenas condiciones meteorológicas  pudo sacarse por sus propios medios de las piedras.

No es la única vez que encallan y naufragan embarcaciones en este punto los pesqueros «Naldamar VII», naufragó y partió en dos en estas piedras en 1981, igual que el «Larra» en 1987,el mercante «Mina Sorriego» en 1954,con 11 muertos,un mercante inglés desconocido en la década de los 60 con toda su tripulación fallecida….

RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Captcha verification failed!
La puntuación de usuario de captcha falló. ¡por favor contáctenos!
- Advertisment -

MÁS NOTICIAS