domingo, agosto 14, 2022
InicioIndustria pesquera"As Quebrantas": unos peligrosos bajos bañados en naufragios

«As Quebrantas»: unos peligrosos bajos bañados en naufragios


Los bajos das Quebrantas han sido y son uno de los muchos puntos negros para la navegación en la Costa da Morte, sobre todo en tiempos antiguos, donde los desastres marítimos era casi constantes en este amplio litoral atlántico.

El Derrotero de las costas de España y Portugal de 1867 describe como son estes bajos y que se ha hecho para que no hubiera más accidentes marítimos de los muchos que se produjeron en este lugar:

«Rompe la Quebranta Chica si hay marejada, y rompe igualmente todo el banco cuando la mar es muy gruesa. Han ocurrido varías desgracias sobre este peligroso banco; y para evitar nuevos desastres se establecieron dos boyas, una en cada extremidad, con objeto de balizar sus cabezas, pero han ido desapareciendo con la fuerza de los temporales y no se han repuesto todavía».

Como podemos comprobar los naufragios en estos bajos eran frecuentes y para evitar más colocaron dos boyas de señalización en el lugar, pero los temporales se hicieron cargo de hacerlas desaparecer.

Uno de los naufragios que ocurrieron en estas peñas fue el de la fragata española «La Cantabria».

Esta fragata era perteneciente al correo naval de Carlos III. Su ruta de ida estaba marcada desde A Coruña hasta Buenos Aires, y la ruta de vuelta ocupaba su salida desde Montevideo hasta A Coruña donde por desgracia nunca llegaría. El capitán señor Cosme Bringas ordena minutos antes de clavar su quilla en as Quebrantas estar alerta para no colisionar con ninguna roca, pues un espeso banco de niebla impedía la visibilidad de la costa la tarde del 20 de febrero de 1773. A las ocho horas de la tarde del mismo día la nave remonta los bajos haciendo crujir y reventar el casco hundiéndose finalmente en las piedras de A Coenda. El naufragio fue tan repentino y rápido que de los 57 tripulantes y pasajeros que estaban a bordo solo sobrevivieron 6,donde su capitán también fallecería en el accidente. Un hecho sorprendente de este fatídico hundimiento es que a bordo del buque estaba el gobernador de las islas Malvinas, Miguel de Bernarani con sus criados, (como corrobora el libro de «Naufragios y Crónica marítima de Galicia hasta 1899».)

Una vez naufragado y llegada la información sobre lo sucedido en la costa camariñana, los miembros de la Hacienda Real y Correos Marítimos se ubican en el lugar de los hechos para recuperar la carga que transportaba el barco, que se componía por 30 zurrones de monedas de plata y oro,16.000 piezas de cuero,abundante mobiliario y ajuares. Peones, marineros y buzos descendieron a pulmón a coger y recuperar el material que llevaba a bordo el buque.

En el siglo XIX también se tiene constancia de unos cuantos naufragios ocurridos en estas peñas. Dos de estes fueron el Windomora y el Don Pelayo.

El Windomora fue un vapor inglés que encalló en estos bajos un 27 de julio de 1895. Un marinero de la tripulación llamado John Vial, de la misma nacionalidad, cogió un bote salvavidas hasta llegar al Coido de Muxía a las nueve de la noche del mismo día y dio aviso a los vecinos de la localidad de a barca de los hechos acontecidos en los bajos das Quebrantas. El tripulante inglés fue hospedado en Muxía por los vecinos. Al día siguiente fue llevado a Camariñas según informa el periódico «Gaceta de Galicia «el día dos de agosto.

Y también podemos destacar el naufragio del Don Pelayo, un hecho que Fernando Patricio Cortizo público en su libro anteriormente mencionado.
El Don Pelayo fue un vapor español que el 14 de julio de 1874 encalló en as Quebrantas. Había salido de Cádiz con rumbo a Santander. Dos pasajeros y el capitán del buque fueron rescatados por el vapor Ana, mientras que el resto de la tripulación y pasaje se habían salvado al coger el bote salvavidas.

Fotos: libro «Navegando las Rías Altas»,»Plano de la ría de Camariñas» año 1838 y «Litoral de Galicia» editorial planeta.

RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

MÁS NOTICIAS