domingo, noviembre 27, 2022
InicioIndustria pesquera“ERIS”, una campana de espaldas al mar en la Capilla del Pilar...

“ERIS”, una campana de espaldas al mar en la Capilla del Pilar de Corcubión

Autores- Vicente Jesús Bernal Tortosa – Xosé Troiano Carril

Fotografía campana capilla del Pilar (Corcubión). Fotografía: Vicente Jesús Bernal Tortosa

Es habitual en nuestra comarca de la Costa da Morte, que campanas de naufragios o procedentes de diversos buques y épocas del pasado, a la vez que han dado sonido y vida a nuestras vidas, ahora ilustren de historia nuestros campanarios. A menudo cuando estudias su historia de espaldas al mar, también encuentras un legado con mayúsculas.El Concello de Corcubión, está lleno de sorpresas y esta es una de tantas en el horizonte de la rica historia de la Villa que pende de la Capilla del Pilar, su campana.

La campana fundida en bronce, lisa y sin decoración, de unos 35-40 cm de diámetro, tiene en su tercio la siguiente inscripción punteada: «BUILT BY / PENINSULA SHIPBUILDING CO. / 1917 / ERIS / PORTLAND, ORE. U.S.A.» (Construido por Península Shipbuilding Company, 1917, ERIS, Portland, Oregón, Estados Unidos de América. 

En ambas guerras mundiales, el gobierno de Estados Unidos incitó a la creación de astilleros llamados de «emergencia». Algunos se dedicaron a la construcción naval, otros a la construcción de buques mercantes, mientras que algunos fueron astilleros dedicados a la reparación de buques. Las agencias civiles implicadas en el proyecto fueron la United States Shipping Board (U.S.S.B.), en la Primera Guerra Mundial, y la Comisión Marítima de los Estados Unidos, en la Segunda Guerra Mundial. Casi todos estos astilleros de emergencia nacional cerraron al final de la guerra, o poco después. 
Tras una ardua investigación que nos trasladó desde Portland, Oregón (USA) hasta Noruega, para finalmente recalar nuestra singladura en la Ría de Corcubión concretamos, sin lugar a dudas, que la campana no pertenecía a un naufragio. 

Hasta el final de la Primera Guerra Mundial, la U.S.S.B. contrató más de 1000 barcos de madera y barcazas, pero la mayoría de los contratos fueron cancelados, construyéndose solo 589 barcos. Muchos a medio construir se convirtieron en barcazas y pontones, muchos más fueron desguazados y otros simplemente quemados. La mayoría de los terminados se vendieron como chatarra después de la guerra y muchos, de hecho, se desecharon o simplemente se abandonaron para que se pudrieran. Además, la mayoría de los astilleros involucrados en este programa existían solo para la emergencia nacional, algunos nunca terminaron un solo barco. 

La goleta de cuatro palos «Eris» formó parte de la construcción llevada a cabo durante este periodo bélico por los astilleros «Peninsula Shipsbuilding Company». Su botadura tuvo lugar en diciembre de 1916. El buque con propulsión mixta a vela y motor, comenzó sus singladuras en 1917 en los puertos de Estados Unidos como buque carguero, función para la que fue concebido inicialmente. 
Las medidas de construcción iniciales del «Eris» fueron 255 pies 4 pulgadas (77,8256 metros) de eslora, 43 pies de 4 pulgadas (13,208 metros) de manga y 21 pies y 6 pulgadas (6,5532 metros) de calado. Su propulsión consistía además de su velamen, en dos motores «Winton Diesel» de seis cilindros de 300 caballos de fuerza cada uno. Los motores tenían 12 cilindros de 15/16 pulgadas de diámetro.

Fotografía de la goleta «Eris» durante su estancia en el puerto de San Francisco (California).

Al servicio de las navieras comerciales noruegas estuvo desde su compra, hasta que finalmente recaló como pontón carbonero en la Ría de Corcubión tras ser comprado por la compañía General de Carbones junto al «Blus» a la Compañía Ballenera de Caneliñas española con sede en Cee.

El nombre original del buque asignado por los norteamericanos en sus astilleros fue «Eris» tal y como señala de manera inequívoca su campana, y bajo el cual navegó durante sus primeras misiones, como así consta en las listas de registro iniciales estadounidenses. El buque fue encargado por los empresarios Noruegos antes del comienzo de la Primera Guerra Mundial con el nombre asignado por la empresa de «Erris», sin embargo al comenzar la contienda fue incautado tras su construcción por los Estados Unidos y puesto a su servicio bajo bandera norteamericana, hasta la total finalización de la misma con el nombre grabado en su campana de «ERIS». Finalizada la guerra, representantes de la empresa naviera compañía ballenera llamada South Atlantic, Lorentz Bruun, ubicada en la ciudad de Noruega Tønsberg del país Escandinavo, vinieron a ejercer su derecho y recuperar su inversión, para ponerlo a su servicio bajo el nombre de «ERRIS» y bandera Noruega. 

Dos hitos ensalzan la historia de la esbelta figura de esta goleta que es necesario destacar en nuestra actual fugaz memoria de fotografías idílicas mirando al mar sin recordar ni explorar nuestro pasado de espaldas a él, el transporte de toda la maquinaria imprescindible para la puesta en marcha inicial de la extinta factoría ballenera de Caneliñas en la cual participó  activamente durante el año 1924,lo cual supuso el motor de dinamización y continuación a la época dorada de toda una comarca; a Costa da Morte, y ser la única campana con patente de fabricación de un buque procedente de los astilleros de los Estados Unidos de América que pende de un campanario en toda la provincia de A Coruña.
 

RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

MÁS NOTICIAS