Crónica Marítima

Noticias del sector pesquero y del mundo del mar.

 

Crónica Marítima

Crónica Marítima

Única esperanza en la búsqueda de Tenerife

Publicada:

Noticia redactada por Vicente Bernal

Compartir este artículo en:

A punto de cumplirse dos meses de la desaparición la noche del pasado 27 de abril de la pequeña sirena Anna de 1 año de edad, y de su supuesto ejecutor, su padre , Tomás Gimeno, la búsqueda sigue viva.


El buque Oceanográfico Ángeles Alvariño, Con base en Vigo, perteneciente al Instituto Español de Oceanografía (IEO) continúa con la búsqueda para poder esclarecer más si cabe, la atrocidad cometida y de este modo dar “paz” a Beatriz, la madre de los dos ángeles, cerrando su infinito sufrimiento actual.


El cuerpo de una de sus hijas, la pequeña Olivia de 6 años, por desgracia apareció confirmando el peor de los presagios y arrancando con ello de nuestros corazones, cualquier halo de esperanza. Desde este momento sólo quedaba la titánica labor de encontrar los dos cuerpos restantes, para confirmar la barbarie.Las labores de búsqueda aunque prosiguen, no son tan fáciles como se antojan aunque siempre confiamos y nos agarramos a la última esperanza. 


Técnicamente el Ángeles Alvariño está equipado con equipos de Ecosonda para batimetría de fondos, KONGSBERG Monohaz EA 600 (12 y 200Khz.Frecuencias de trabajo) y Multihaz KONGSBERG EM710 (0,5º x 1º.Apertura de haces sobre el fondo), pudiendo alcanzar sin dificultad en condiciones meteorológicas óptimas de trabajo los 2000 metros de profundidad. Además cuenta a bordo como se ha escuchado durante todos estos días con un Robot submarino, lo cual supone el complemento perfecto a la búsqueda, puesto que en cuanto encuentran una anomalía muy sospechosa en el lecho del fondo marino, y estos profesionales saben perfectamente si es, o simplemente es un falso eco, arrían el robot al fondo.

 Gráfico de Sondas con sistema multihaz y presentación en pantalla de operador.


El procedimiento seguido por el buque es hacer pasadas paralelas al veril y solapadas una de otra, en la zona que le han designado a realizar una exploración exhaustiva. En este caso se centraron en un  área en concreto, dada por el posicionamiento de la señal del teléfono del padre en su primera salida al mar, hasta un lugar donde la señal de su móvil permaneció estática durante algún tiempo hasta su regreso a puerto sin las niñas.


La búsqueda por suerte o por desgracia dio sus frutos, encontrándose la botella de buceo del padre, junto con las dos bolsas, una de ellas con el cuerpo de la pequeña Olivia, la otra en cambio se encontraba abierta y vacía, según se ha difundido durante estos días en diferentes medios de comunicación. El hallazgo se debió sin duda a una ardua colaboración, esfuerzo, habilidad de los operadores sonar y golpe de suerte que sin dudas desembocó en la mayor hazaña marítima de los últimos tiempos jamás vivida, como bien apunta en sus intervenciones Fernando José Garcia Echegoyen, un gran experto en temas de índole marítimo.

Presentación de datos en tiempo real del sonar multihaz al operador.


La reflectividad que le aportó al operador del sonar la botella de buceo metálica, así como la incoherencia que en un fondo de origen volcánico con una caída pronunciada hubiese una perturbación que levantase del fondo unos metros, los cuerpos lastrados con sus bolsas en el rezón enganchado sobre un buque allí hundido, en una gradiente en caída que por lógica siempre habría de ser continua, reveló el paradero de las niñas. Aunque sin embargo el cuerpo de Anna no apareció, seguro que todo apunta a que se encontró dentro de la bolsa en algún momento, claro está que por lógica se encuentra bajo secreto de sumario.


En mi opinión como operador que he sido de diferentes sondadores multihaz y Klein 3900 , la empresa de encontrar un cuerpo inerte sin ningún tipo de material que refleje una reflectividad lo suficientemente  llamativa al operador, resulta imposible.
Habitualmente cuando vas trabajando con un sondador multihaz, con esta tecnología bajo el mar, recibes el pulso que sale rebotado del fondo, sin embargo nunca el de los peces que se encuentran entre el pulso del sondador originado por la embarcación y posteriormente recibido. Al igual que es invisible un pez, también lo es un cuerpo humano cuya composición es un 70% de agua aproximadamente.


A partir de este momento la tecnología no puede hacer otra cosa que seguir una búsqueda ciega, puesto que depende de las diferentes condicionantes de las investigaciones. La primera si es cierto que el padre se arrojó al mar, si lo hizo con un cinturón de plomo para lastrarse, si se arrojó en el mismo lugar que sus hijas, puesto que regresó a puerto y luego se volvió hacer a la mar para supuestamente acabar con su vida; y es muy difícil encontrar el mismo punto exacto aunque sea con GPS a bordo. Dicho esto pudo arrojar su móvil y luego deambular por el mar hasta decidir qué y dónde hacerlo, con lo cual la última señal registrada de su móvil no coincidiría con su ubicación final real.

Imagen de tubería con sondador multihaz.La reflectividad hace que a pesar de su pequeño tamaño, su material destaque sobre el lecho marino. Fotografía: autor


Nos enfrentamos al reto de concretar su posición fiable antes de su desaparición para cualquiera de sus objetivos, puesto que su lancha apareció unas 12 millas náuticas (unos 22 kilómetros) al sur de donde arrojó a sus hijas. Esta distancia es imposible que la haya recorrido sola la lancha derivando, lo cual indica que tuvo que ser navegando, dejando abierta un área de búsqueda imposible de explorar.


Sólo podría ser posible encontrar el cuerpo de Gimeno, en el caso de haberse lastrado con plomos y cerca de la posición de sus hijas, esta sería la única esperanza para resolver el caso bajo mi opinión profesional, un puñado de plomos bien posicionados. En este caso la reflectividad del metal lo delataría, de lo contrario como se suele de decir, sería buscar una aguja en un pajar o un símil más de nuestro tiempo para que todo el mundo lo pueda entender, buscar una moneda de un céntimo en la superficie de cuatro campos de futbol, teniendo en cuenta además la fauna a mil metros de profundidad, un cuerpo inerte a merced de ella y sin conocer una posición fiable de búsqueda. 


Ojalá me equivoque y los investigadores sepan mucho más de lo que nos han contado, para poder cerrar el caso y dar paz a Beatriz y su familia.

Añade un comentario sobre este artículo

El naufragio del

El naufragio del "Virent", una larga travesía acabada en las rocas de Cabo Prioriño

Otro de los muchos vapores ingleses sumergidos en las costas gallegas en el siglo XIX fue el Virent en el año 1890. Todo comenzaba cuando se encontraba ubicado a 70 millas náuticas de distancia de Cabo Ortegal cuando violento golpe …

Leer más...

El origen del torpedero en la Marina de Guerra española

El origen del torpedero en la Marina de Guerra española

Torpedero de botalón Castor (1878), con el botalón lanza-torpedos en proa. Mahón. Fotografía: Armada Española. Torpedero era el nombre genérico, con el cual entre el periodo de tiempo comprendido desde…

Leer más...

Informe María Luisa Carral: un naufragio tapado por el silencio

Informe María Luisa Carral: un naufragio tapado por el silencio

El caladero del Gran Sol se ha tragado en las últimas décadas decenas de pesqueros gallegos, muchos de ellos desgraciadamente cargado con un elevado número de víctimas. El más trágico, o tal vez el m&aa…

Leer más...

El portaaviones que naufragó en Fisterra: El HMS Audacity

El portaaviones que naufragó en Fisterra: El HMS Audacity

Durante la guerra submarina da Costa da Morte, el portaaviones de escolta británico HMS Audacity D10 naufragaba en mar abierto frente al Cabo Fisterra, a una gran lejanía de la costa, pues su pecio descansa a unas 430 millas del Cab…

Leer más...

Facebook

Twitter

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información