Crónica Marítima

Noticias del sector pesquero y del mundo del mar.

 

Crónica Marítima

Crónica Marítima

Gil de Andrade, el gran marino gallego de Lepanto

Publicada:

Noticia redactada por Rafael Lema Mouzo

Compartir este artículo en:

La célebre batalla de Lepanto se recordó este miércoles. El gran combate naval tuvo lugar el 7 de octubre de 1571 cerca de la ciudad griega de Náfpaktos (Lepanto en italiano y español). Se enfrentaron en ella la armada del Imperio otomano contra la de una coalición católica, llamada Liga Santa, formada por el Imperio Español, los Estados Pontificios, la República de Venecia, la Orden de Malta, la República de Génova y el Ducado de Saboya.

Gil de Andrade

Como sabemos los católicos, liderados por Juan de Austria, resultaron vencedores. Se salvaron solo treinta galeras otomanas de casi 300; pero no es bien recordado que un marino gallego, Gil de Andrade se significó entre los 8.000 españoles combatientes. Al mando de su nave fue enviado a inspeccionar al enemigo por el Egeo. Retornado exitoso con la información detallada de su posición. Luego en el combate atacó como capitán general de las galeras españolas mandando el ala central de la escuadra por cuatro veces la capitana y dio el grito de triunfo cuando clavó en su pica la cabeza del almirante Alí Bajá.

Por la valía de su gallego don Juan de Austria dedicó a Santiago el gallardete cogido por nuestro marino a la capitana turca y quiso el gran almirante que se guardase en Galicia, por ello fue colgado en la bóveda del coro de la Catedral de Santiago. Andrade, caballero comendador de la Orden de San Juan se había distinguido en la guerra de los moriscos en 1568. Al mando de una escuadra vigiló el Mediterráneo andaluz, obstaculizando el suministro de municiones y víveres desde África a los rebeldes, mientras por tierra el ejército de Lope de Figueroa combatía en las Alpujarras. Él mismo con muchos soldados llegados de Galicia les venció en tierra en el ataque final en 1571.

La victoria de la batalla fue atribuida a la Virgen del Rosario, por haberse celebrado el primer domingo de octubre, fecha en la que las cofradías del Rosario, fundadas por la Orden de Predicadores a la que pertenecía el papa san Pío V. Este mismo papa organizó un rosario público el día de la batalla naval en la basílica de Santa María la Mayor, estableció la fiesta de la Virgen de las Victorias el primer domingo de octubre. En 1573, Gregorio XIII la denominó fiesta de la Virgen del Rosario, y la trasladó al 7 de octubre. El día de Lepanto.

El 26 de septiembre las fuerzas de la Santa Liga llegaron a Corfú, mientas que Gil de Andrade había sido enviado en secreto a Lepanto para calcular las fuerzas otomanas. La opinión predominante fue que ya era tarde para una guerra abierta y que deberían atacar en la costa albanesa y volver a Italia. La decisión final fue tomada por don Juan de Austria y por Romegas, Caballero de Malta, a quién Juan tenía confianza.

En el campamento de sus adversarios la tendencia también era evitar el conflicto, pero un consejo militar de la noche del 4 de octubre juzgó que si los occidentales atacaban, los otomanos deberían contraatacar. Durante la noche del 6 de octubre 1571, la flota otomana zarpó del puerto de Lepanto para enfrentarse a la flota de la Santa Liga. Las fuerzas turcas se alinearon a lo largo de la entrada del golfo de Patras, cerrando el paso a las fuerzas occidentales hacia la base naval de Lepanto. Al mismo tiempo la flota occidental, que había hecho su última parada en Cefalonia, empezó los preparativos de la formación de ataque.


El amanecer del 7 de octubre halló a las dos flotas en formación paralela y lineal en la entrada del golfo de Patras, al sur de la punta Escrofa, con la parte sur de cada flota llegando hasta los islotes Curzolari (Equínadas). En el combate se significan las naves españolas nutridas de arcabuceros y hombres de armas. La capitana turca era la Sultana y se enfrentó a La Real, capitana cristiana, a bordo de la cual estaba don Juan de Austria. Las dos naves se arrimaron y a continuación tuvo lugar un combate cuerpo a cuerpo.

El almirante otomano, Muezzinzade Ali Pasha, murió al alcanzarle una bola de mosquete en la cabeza. Los españoles le decapitaron y montaron su cabeza en un palo para desanimar a su flota, mostrando también el estandarte sagrado de los califas que habían tomado en su posesión.

Por cuarta vez atacaban la capitana y ahora era Gil de Andrade enarbolando en una pica la cabeza del almirante turco daba el grito de triunfo. A la impresión que causó la muerte de Alí Bajá y la vista de la bandera de la nave capitana turca a media asta, se añadió el contraataque de las galeras católicas del centro. Uluj Alí, viendo perdida la batalla, se dirigió hacia el sur de la entrada del golfo de Patras y a continuación huyó hacia el mar Jónico, logrando llegar a Estambul con parte de su escuadra.  


 

Añade un comentario sobre este artículo

El naufragio del

El naufragio del "Virent", una larga travesía acabada en las rocas de Cabo Prioriño

Otro de los muchos vapores ingleses sumergidos en las costas gallegas en el siglo XIX fue el Virent en el año 1890. Todo comenzaba cuando se encontraba ubicado a 70 millas náuticas de distancia de Cabo Ortegal cuando violento golpe …

Leer más...

El origen del torpedero en la Marina de Guerra española

El origen del torpedero en la Marina de Guerra española

Torpedero de botalón Castor (1878), con el botalón lanza-torpedos en proa. Mahón. Fotografía: Armada Española. Torpedero era el nombre genérico, con el cual entre el periodo de tiempo comprendido desde…

Leer más...

Informe María Luisa Carral: un naufragio tapado por el silencio

Informe María Luisa Carral: un naufragio tapado por el silencio

El caladero del Gran Sol se ha tragado en las últimas décadas decenas de pesqueros gallegos, muchos de ellos desgraciadamente cargado con un elevado número de víctimas. El más trágico, o tal vez el m&aa…

Leer más...

El portaaviones que naufragó en Fisterra: El HMS Audacity

El portaaviones que naufragó en Fisterra: El HMS Audacity

Durante la guerra submarina da Costa da Morte, el portaaviones de escolta británico HMS Audacity D10 naufragaba en mar abierto frente al Cabo Fisterra, a una gran lejanía de la costa, pues su pecio descansa a unas 430 millas del Cab…

Leer más...

Facebook

Twitter

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información